viernes, 5 de octubre de 2018

Cómo planear una dieta saludable


Como les hemos mencionado en artículos anteriores, una dieta saludable nunca debe obviar el consumo de determinado tipo de alimentos, aun cuando se pretenda perder peso. Eliminar nutrientes como carbohidratos o algún tipo de grasa o aumentar el consumo de cierto grupo de alimentos (como en la dieta Atkins o proteica, en la que se consumen muchas proteínas) sólo contribuye a desacelerar el metabolismo y desequilibrar el funcionamiento del organismo.

Una dieta balanceada se caracteriza por el consumo de todos los macronutrientes en las proporciones adecuadas, que sean capaces de cubrir los requerimientos energéticos de cada organismo.

En teoría, una persona sin ningún problema de salud debe consumir al menos 2000 calorías al día; sin embargo éstas variarán según el requerimiento personal. Por ejemplo, una persona que realiza un trabajo sedentario en una oficina necesitará menos calorías en comparación a otra que tiene una actividad física mucho más extenuante y evitar las causas de la diabetes.

El cálculo de calorías de la metformina para adelgazar necesarias debe ser realizado por un profesional de la salud, sobre todo si se desea ajustarlo para perder peso; sin embargo hay algunas herramientas en línea que son capaces de brindarte una orientación muy general al respecto.

Una vez determines el requerimiento del ejercicio para personas con diabetes, necesitas diariamente, puedes comenzar a planear menús diarios de al menos tres comidas fuertes y un par de meriendas que te ayuden a sentirte satisfecho y que a la vez te nutran. La clave es escoger el tipo de alimentos apropiados y la forma de prepararlos para ajustarlos a la cantidad de calorías que necesitas. Puedes utilizar herramientas on line, como esta calculadora de caloría de alimentos.


Lo que puede resultar un poco complicado es calcular las porciones de alimentos, aunque esto es más sencillo de lo que parece. Para calcular las porciones correctas sólo recuerda dividir visualmente el plato en cuatro cuadrantes. Uno de estos cuadrantes debe ser ocupado por la proteína, otro por algún glúcido y los dos restantes por vegetales verdes y coloridos.

El tamaño de las porciones se calcula muy fácilmente: la proteína (carnes, aves o pescado) debe ser del tamaño de tu mano extendida con los dedos juntos; la medida de los carbohidratos debe ser lo que quepa en tus dos manos juntas formando un cuenco (más o menos una taza) y los vegetales tantos como quepan en tus dos manos juntas y extendidas (aproximadamente dos tazas).

Evitar el exceso de azúcar, de alcohol y grasas es imprescindible.

Prefiere métodos de cocción que no requieran aceites o margarinas como el vapor, al grill u horneado y evita tomar bebidas carbonatadas y alimentos procesados, que poseen exceso de azúcar y sodio; sobre todo si deseas perder peso.

Como puedes ver, una dieta saludable es menos restrictiva de lo que solemos creer y se basa en el equilibrio de todos los alimentos. Una alimentación sana aunada a la actividad física es el mejor secreto para perder peso y tener una vida plena y saludable.