lunes, 8 de octubre de 2018

Lo mejor de las dietas saludables


Dar un paseo visual por la televisión o las revistas de moda casi siempre termina con un reproche personal sobre nuestra figura. Nos recriminamos por no tener un cuerpo estupendo, delgado y bien tonificado; lo que indirectamente siempre termina con la resolución de tener mejores hábitos alimenticios para bajar de peso y obtener el físico que deseamos.

Este objetivo en sí no tiene nada de negativo o perjudicial, el problema viene cuando se confunde una alimentación saludable con algunas de las dietas extremas que circulan por la red. Para evitar problemas de salud y riesgos es importante aprender a distinguir entre ambas.

¿Qué es una dieta saludable?


Una dieta saludable es aquella que está orientada a nutrir el cuerpo de forma adecuada, esto es con el número de calorías y nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo. Normalmente, un plan de comidas sano incluye tres comidas al día y dos meriendas. Lejos de lo que pueden pensar la mayoría de las personas, privarse de una de estas comidas no contribuye a la pérdida de peso, pues desacelera el metabolismo y aumenta la ansiedad.

El desayuno es la comida más importante, pues de esta dependerá en gran medida el rendimiento intelectual y energía para el resto del día. Las meriendas antes del almuerzo y la cena evitan que comas de más, por lo que se recomienda comer frutas y bocadillos saludables.

Determinar la cantidad y calidad de alimentos a consumir en cada comida es más sencillo de lo que parece: basta con dividir un plato en tres secciones, una de ellas estará ocupada por proteínas (carnes, aves, lácteos, huevos), otra por carbohidratos (cereales, leguminosas, arroz, pasta) y otra con vegetales y legumbres, acompañados por una porción de fruta. En este punto es cuando la calidad de los alimentos determinará lo saludable de la dieta y si esta será efectiva para perder peso o mantenerlo.

Evita el exceso de grasa en las comidas, prefiere las cosas naturales a las procesadas y aléjate de las calorías vacías. Es decir, tal vez una porción de chocolate tenga las mismas calorías que una manzana, pero esa porción de chocolate tiene demasiada azúcar y grasas, mientras que la manzana tiene muchas vitaminas que son necesarias para que el cuerpo funcione correctamente. Comer de forma saludable y balanceada no tiene que representar un gran sacrificio, en el que toda la comida es insípida o desabrida.

¿Qué significa comer saludable?


En realidad, comer saludable significa estar atentos con los alimentos que proporcionamos a nuestro cuerpo. Las comidas chatarra, llenas de grasa y azúcares sólo hacen que tus niveles de energía disminuyan considerablemente, engordan y causan problemas de salud a largo plazo. Sin embargo, si deseas perder una gran cantidad de peso, es importante contar con la ayuda de un nutricionista, que te ayudará a crear un plan de alimentación adecuado para perder kilos y te recomendará hacer ejercicios para ayudar a conseguir tu objetivo.

Una dieta saludable no se trata de comer menos, sino de comer mejor: aumentar la ingesta de vegetales, frutas y alimentos hechos en casa con ingredientes de calidad; disminuir los dulces y grasas y aumentar el consumo de agua significarán una mejora considerable en tu calidad de vida y se reflejará directamente en tu peso. Abandonar viejas costumbres por hábitos alimenticios saludables es una ganancia que tendrá repercusiones positivas en tu vida, en tu salud y en tu aspecto.